RAY 7.7, experiencias tras 8.000 kilómetros de uso

Mi RAY 7.7. La estrené a principios de Septiembre 2021, fue una de las primeras unidades que se fabricaron en la planta de Sant Joan Despí (Barcelona). Recogida con mucho entusiasmo y con unas ganas locas de tenerla en propiedad, y es que llevaba meses siguiéndola en videos y foros especializados.  

En la entrega tuve la suerte de conocer a Iñigo Raventós, el impulsor del proyecto RAY, con quién pude charlar unos instantes felicitándonos mutuamente: a él por la valentía de emprender aquí y a mí por ser uno de los primeros en confiar en esta marca española de recién creación.

Desde entonces ir en moto se ha convertido es un disfrute total, una rutina que ha desplazado casi por completo al coche y que me ha supuesto un ahorro considerable y más ahora con la gasolina a casi 2€/litro.

La primera revisión fue a los 1000 kilometros. En la revisión me ajustaron frenos, actualización de software de la centralita en la que se corrigió temas relacionados con la conectividad de la moto al cloud y mejoras relacionadas con la aplicación móvil.

Autonomía Real

Mis recorridos habituales son en su mayoría interurbanos, vivo a las afueras de Barcelona y la necesito para ir allí 3-4 veces a la semana, también para llevar a mis hijos a las infinitas extraescolares y sus competiciones deportivas, vamos, que ahora uso la moto para casi todo.

Suelo rodar a una velocidad media en autopista de unos 100 km/h. El consumo fluctúa, dependiendo de la temperatura, si es invierno o verano y es que ahora con el calor tengo un consumo de tan sólo 53,5 Wh/km para un peso de unos 85 kg (incluyendo carga y equipación) y una altura de 1,80 m.

Mi récord de autonomía lo tengo en 147 kilometros en una ruta con amigos por carreteras secundarias en la que la velocidad media no superó los 80 km/h y en la que dejé la moto al 3% de capacidad de batería.

Extras Imprescindibles

La tengo equipada con los extras de cargador rápido de 3,2kW (de serie viene con 1,6kW), con soporte y cofre trasero y parabrisas delantero. Estos 3 accesorios para mí son muy necesarios: el cargador rápido porque solo tengo 2 horas para cargar en los PDR’s públicos y es que no tengo punto de carga en el parking comunitario. Normalmente suelo cargar cuando la moto llega al 30-40% y utilizo carga lenta (se puede configurar) para no estresar la batería.

El cofre es perfecto para dejar la mochila y el casco cuando la aparco y el parabrisas para mayor comodidad y algo de ahorro en consumo de energía , que estimo está del orden de un 4-5% en vías rápidas, al menos así lo constaté cuando me dejaron moto de substitución para el mismo recorrido.

APP Móvil y Conectividad

El uso que le doy a la APP es más bien poco, a veces sólo para ver el consumo cuando está cargando o el porcentaje de carga que le queda si hace días que no la cojo. Otras funcionalidades son: localización de la moto en todo momento lo que me da cierta tranquilidad en caso de robo, navegación GPS, trayectos realizados y estadísticas generales en las que me dice por ejemplo que el mes de junio ahorré 70kg de C02, alcance una velocidad máxima de 123 km/h (espero que el radar no me pillara) y recorrí 734 kilometros.

Garantía

En febrero de este año se me rompió la sujeción en la que ancla el cofre trasero y la llevé a la garantía coincidiendo con la segunda revisión de los 5000 kilometros. Me reforzaron esa parte y también aprovecharon para solventar una incidencia en las botellas de la suspensión delantera y es que al parecer había un casquillo suelto en su interior que, aunque no afectaba sí es cierto hacía un ruido feo en los baches. También me descargaron un nuevo software que resolvió definitivamente el consumo vampiro o de stand-by de hasta un 4% diario a tan solo un 1% cada 2 días, algo normal teniendo en cuenta que la moto está conectada vía 4G al cloud de RAY las 24 horas del día.

Impresiones de mis conocidos

Bueno pues hay de todo, la gran mayoría de mis amigos y familiares no se gastarían 8.500€ en una moto (7.400€ si se pide la ayuda del plan MOVES III como es mi caso). La cosa cambia cuando les demuestro que el ahorro puede llegar a ser de unos 1.000€ al año de media, que coge 125 km/h, que tiene prestaciones similares a la popular Honda SH 300cc y que se puede conducir con tan sólo el carné de coche. Aun así, hasta que no la prueban no se convencen y es que nunca pensaron que algo tan compacto acelerara de esa forma tan brutal con sensaciones al más estilo T-MAX, pero ahora sin ruido ni contaminación y a sabiendas que mientras más kilómetros le haces más rápido amortizas la inversión, un aliciente extra que en mi caso hace que algunos trayectos los haga ahora en moto eléctrica en vez de en coche de gasolina.

Conclusiones

Poco más a añadir: muy contento con la moto, sus calidades y cómo de momento me están tratando en el servicio técnico y la pronta respuesta de fábrica en resolver cualquier inconformidad. Me siento un pionero en esto de lo eléctrico y ligero y cada día más feliz de haber dado el paso y haber confiado en esta marca made in Spain.

Si queréis más información y opiniones reales de sus propietarios, no dudéis en pasaros por el grupo de RAY en Telegram, aunque lo mejor es que nadie os lo cuente y probéis una 7.7 cuanto antes 😉

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Fabián dice:

    Como propietario de una Ray 7.7 desde agosto 2021 Estoy totalmente te de acuerdo con el articulo.
    Mejor probarla las palabras son cortas a las sensaciones, si la pruebas te la quedas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.